lunes, 1 de octubre de 2012

Una historia cortita.


Federico tenía siete años, pero en tres días cumpliría ocho. Planeaba su fiesta de cumpleaños, llena de globos de colores, comida rica y  sus amigos en el  pelotero de enfrente de la plaza.
Cuando llego la hora de soplar las velitas mientras todos le cantaban el feliz cumpleaños, se concentro y pidió sus tres deseos. En realidad, pidió el mismo deseo tres veces:
Un hermanito, un hermanito, un hermanito.

7 comentarios:

  1. Cuando leí el principio creí que era algo cruel, pero la historia está muy linda....más!

    ResponderEliminar
  2. Me pasó igual que a Flack,pensé que iba a ser una historia triste,estoy muy mal!
    besos!

    ResponderEliminar
  3. es una historia bien cortita, queda ahí!!!
    se llama deseo de cumpleaños.!!! :D

    ResponderEliminar