sábado, 30 de mayo de 2015

Un mensaje secreto entre líneas.

Era de noche, y ya estaba acostada. Podría haberme dormido y punto, pero no. Dos cosas ocupaban mi cabeza.
Durante todo el año pasado tuve la sensación que era un año de transición entre dos vidas. Mis dos vidas. O entre al menos dos de mis vidas. Sabía todo de la vida que estaba dejando, nada o casi nada de la que iba a empezar. Aún no la comencé, pero la certeza de que la nueva vida va a comenzar muy pronto no me dejo dormir por un rato largo.
 Mentira.
 No fue la certeza, sino la sensación de pronto comenzar una nueva vida lo que no me dejo dormir.Esa sensación de mirar expectante a lo nuevo y desconocido, hizo que se me burbujeara la sangre.

Como si fuese poco, el impulso de escribir me invadió.Pero no me levante desesperada a buscar algo con qué y dónde escribir. Observe el fenómeno. Habían pasado muchos meses desde la última vez. Lo mire, lo sentí, le di la bienvenida para ser amable y que se quiera quedar mucho tiempo. 

Finalmente me dormí y soñé que mi perro mordía a un tipo que no conocía en el patio de mi casa. 

Me despertó hoy temprano mi perro, que la noche anterior había protagonizado el sueño, para que pudiese salir al patio. Me preparé el café con leche y busque qué escribir. No conseguí nada. Encontré por azar unos podcasts, que me resultaron totalmente encantados e inspiradores por partes iguales. 

Hasta ahora sólo conseguí este post, quién sabe que escriba en un rato. 

De dejar que fluya se trata el comienzo hacia lo nuevo.






{Inspiración}
Podcast. Mensaje de voz. Orsai 
Como volver a ser chica y que te cuenten cuentos.

viernes, 27 de febrero de 2015

una historia y una canción.

Estaba viendo un programa en la tele de preguntas y respuestas donde preguntaron algo referido a esta banda. Mientras leía las respuestas posibles, ocurrió un verdadero momento de luz.
Recordé está canción:



Cuando esta canción se estreno (diciembre de 1994) estaba terminando primer grado, nada sabía de Oasis. Posiblemente los miembros de la banda tampoco supiesen que cuando la canción cumpliese 20 años ellos ya no estarían juntos como banda. Lo que sí, seguramente disfrutaron mucho del éxito que significo este tema para su carrera.
En estos 20 años la escuche muchas veces en programas y radios, fue muy popular. Hace poco una gaseosa que te hace creer que destapas a la felicidad misma cada vez que abrís una botella usó el tema para una propaganda en donde la cantaban un grupo de niños.
Para mí tomo significado hacia finales del 2011. Fue un año duro, transitivo... Fue el año en que tome plena conciencia de que había cosas que había que soltar en la vida para seguir avanzando. Aunque ahora suene muy lindo, ese proceso fue desbastador para mis 23. Entonces escuchar que era libre de ser lo que  quisiese me resultaba esperanzador. Incluso, me copie la letra con unas letras grandes que pinte con acrílico purpura en hojas a4 y luego las arme como rompecabezas y las tuve pegadas en el cuarto.
El año pasado, hablando con Natasha llegue a la canción de nuevo. Decidí cerrar dos de mis cursos, ambos grupos de chicas, uno de adolescentes y otro de pre. Quería usarla para dejarles como mensaje que no importaba que fuera lo que las  personas pudiesen decirles mientras crecieran, ellas eran libres de elegir que hacer, decir o ser en sus vidas. Mientras ellas hacían un ejercicio con la misma y la escuchábamos y escuchábamos, pensaba y me di cuenta que estaba nuevamente en un año de transición, no tenía ni idea que iba a hacer el años siguiente, pero tenía clarisimo que no iba a estar más cumpliendo ese rol y que ese mensaje que les estaba dando a ellas también lo necesitaba yo.

Antes de prender la tele, pensaba en lo contenta que estaba porque en estos dos últimos días había empezado a tirar abajo muros auto-levantados, con los que lo único que lograba era auto-limitarme. Fue como jugar a la oca, que te tocara el seis y que ese seis te llevase a la casilla en la que adelantabas cuatro casilleros. Entonces, a modo de premio, me prepare mi comida preferida de este mundo y de todos los mundos a descubrir, me senté en la mesa, prendí la tele y así recordé una cosa y la otra y me llevo a contarles esta historia.







lunes, 26 de enero de 2015

Herencia celular.

A veces extraño leer a Ceci y leo sus viejos posts. A veces quiero leer algo especifico otras no. Buscando algo puntual me encontré con este post,- que cito textual ella lo tenía en su blog  abajo de este párrafo- y lo cito porque entre lo que ella cuenta y lo que voy a contar yo, se genera una historia con un punto de encuentro. 


Un nueve de octubre de 2008, Ceci posteaba esto: 

Justo ayer pensaba, dos años después de terminar mi carrera en la UBA, que si me preguntaran qué materias me gustaron más, seguramente"Historia del Arte" hubiera estado a la cabeza de mi respuesta, o cerca. Entonces me culpé a mí misma por no haber preparado como correspondía el tema especial del final de cursada. (Recuerdo todavía la cara de desilusión del profesor, un tipo que se apasionaba cuando hablaba, el 7 y su "andá nomás"). Y repasé también el programa: "El banquete" de Platón, "Antígona", de Sófocles, el debate modernidad/ posmodernidad (que incluía textos maravillosos de Tarkovski), la pregunta "por que y para qué al arte?" entre otras cosas. Y también recordé, cómo no, los teóricos de las tres de la tarde, un horario mortífero, con cuatro alumnos, un profesor y mucho sol. La mitad iba porque aún no se habían enterado de que no eran obligatorios, y la otra mitad íbamos por puro disfrute. Al hombre se lo notaba un poco cansado. Pero siempre llevaba libros y anotaciones. Y contaba cosas interesantes. Sobre todo machacó esa idea de que no conviene revisar -ni mucho menos juzgar- la historia con el ojo del presente. Yo me preguntaba cómo no se frustraba con tan escasa concurrencia. Le pido perdón por ese tema (no) especial y desganado. Le doy las gracias. Ahora que se fue, me doy cuenta de que yo fui una de las afortunadas que tuvo a Nicolás Casullo al frente de su clase. (Algunas crónicas lo llaman "ensayista" y "escritor". Yo lo recuerdo como Profesor).


Mientras leía, línea a línea, asentía casi todo. Yo ame "arte y sociedad de masas", me cambio la cabeza por completo. También recuerdo no haber preparado mi examen con todas las ganas, haber visto la cara de desilusión de mi profesora cuando me dijo que me había sacado un siete y que esperaba más, su "bueno andá porque tengo casos graves". Nunca tuve en frente alguien con tanta pasión por lo que enseñaba. 
En mi programa estaba todo lo que ella  nombra, salvo "El banquete". 
Mis clases eran a las seis, era una materia orientada. Nadie de comunicación se recibe sin ella. Algunos iban porque no les quedaba otra, otros salíamos fascinados. 
Mi profesora siempre daba clases con sus libros, sus anotaciones, algunas veces nos leía en voz alta - Nunca escuche a alguien leer tan bien. "Mi padre me hacía leer siempre en voz alta, y respetar la puntuación. El autor se tomo mucho trabajo para  poner cada signo donde esta", comentaba que él le decía y parecía escucharlo mientras repetía sus palabras.-
A mi me quedo muy fuerte de ella, "el arte es lo que más se preguntó sobre la condición humana " ; una vez soltó "el misterio es tan necesario como que el corazón lata" ; me dejo la palabra "interpelar" sin saber que iba a ser una invitación a sentirme interpelada.
Pude pedirle disculpas por mi falta de entusiasmo al hacer el examen, pude agradecerle lo mucho que sentí recibir y porque, haber ido a su clase derivo en que llegará al periodismo cultural.
Iba pensando todas estás cosas hasta que llegué al nombre del nombre del profesor de Ceci y me detengo. Porque en ese momento descubrí algo y  me sentí muy conmovida de ahí en más.

Cuando Casullo murió, si no me equivoco en 2008, yo nada sabía que iba a estudiar comunicación un día. El auditorio de mi universidad tiene su nombre. Nunca supe quién había sido hasta el cuatri pasado, que curse arte y sociedad de masas en la última aula de un pasillo que te hace chocar con el auditorio. 
En mi primer clase, en vez de aparecer un hombre- según la oferta académica era un profesor- apareció una mujer,y con el mismo aplomo con que dio las clases de la primera a la última, entre muchas cosas, ese primer día dijo que el auditorio llevaba el nombre de su padre.

Entonces comprendí que Ceci en su UBA, había sido alumna del padre, y yo en mi UNQ de la hija. Podrían existir algunas distancias,pero las sensaciones fueron las mismas. Justo en ese momento no pude evitar preguntarme: ¿Será que la pasión hacia un tema también se hereda, como se heredan los caracteres genéticos?




domingo, 28 de diciembre de 2014

sábado, 6 de diciembre de 2014

Apuntes de algunas cosas que aprendí en este tiempo.

Esto no es ni más ni menos, que algunas notas para mí en un futuro. Como pasar en limpio algunas ideas mentales, algo incompletas de este tiempo.


No recuerdo haber escrito tanto como en estos últimos cuatro meses. Pero nada de eso apareció acá. Incluso fue la primera vez en mucho tiempo que mi proceso de escritura seguía un tipo de camino paralelo a este blog.

Hace unos días termine con una materia que me cambio por completo mi manera de ver el mundo y el arte, o tal vez sería mejor decir, que vi el mundo desde la perspectiva del arte, de los griegos a la actualidad. Me interpelo, me conmovió y hay algo dentro mio que ya no es igual. Me llevo hacia un camino, que a su vez me topo con un seminario de periodismo cultural, y la certeza de que tipo de literatura quiero generar.

Estuve más de un mes- un mes y una semana- sin teléfono e internet, y no es que no lo supiese,pero comprendí más claramente, que lo importante no sabe de superficies, ni de "me gustas" ni de "re tuits", ni de fotos lindas para istangram. Los siento a todos, o a su mayoría en la superficie, y los observo como de lejos.

Los niños son criaturas fantásticas. Perdemos tanto cuando nos hacemos adultos.

Este fue un año de transición absoluta en diversos aspectos, queda ver donde nos lleva con la absoluta certeza "que la vida siempre tiene razón" como dice el gran Rilke.

sábado, 27 de septiembre de 2014

El periodismo y yo.

(Parte 2: Primeras cuestiones relacionadas con la política)

Me gustaría poder ser cauta con esta entrada, no sé al final que tanto logre serlo. Hace varios años que escucho de varias bocas decir que este es un momento difícil para el periodismo. Puede que lo sea. Estamos viviendo en un país que se divide entre el K y el anti K. Pareciendo no poder tolerar términos medios, ni aceptar que algunas cosas pueden estar bien y otras mal.
Creo que el debate político puede ser muy constructivo si se hace con tolerancia, respeto y argumentos. La política no es algo de lo que se pueda prescindir porque aunque elijamos no hablar de ella, estamos ejerciéndola.
Ahora bien, estoy cursando una materia en la universidad que esta muy politizada, pero en este caso no es constructiva: sólo cuenta la posición de quién ejerce el poder dentro de esa aula. Cualquier atisbo de una posición contraria, es producto de que somos parte de la generación que eramos chicos en el 2001 y no podemos recordar nada.
En una clase hace poco, hice un comentario que estaba lejos de estar conectado con este tema, pero se encargo de hacerme sentir una estúpida porque según él, mi comentario no tenía nada que ver con con el tema que estábamos tratando. Me sentí humillada, no estaba acostumbrada a sentirme así en una clase.
Cada clase, hay que entregar una carilla como forma de probar la asistencia, más de una vez  sentí que comprometía la aprobación de la materia si expresaba mis ideas. No me gusto esa sensación. Pero,me hizo reflexionar acerca si debía o no defender, por así decirlo, mis ideales. Sin ir más lejos en un pasillo escuche a una compañera decir que había escrito una carilla ultra K (pero que no lo era en realidad) para que le guste al profesor. Me horrorice. Me fui de la conversación porque no me pareció ético. Ético con ella misma, con lo que pensaba.Hoy en día no concibo al periodismo sin ética, y la ética empieza respetándonos a nosotros mismos.
No tengo posibilidades de dejar la cursada porque es la única comisión, el profesor es titular, un gran académico y no va a dejar su puesto, ni lo van a sacar de el. Decidí no tenerle miedo, ser cauta con mis comentarios pero expresarlos, no voy a dejar que me silencien si constitucionalmente vivimos en un estado democrático. Pero sobretodo, hoy el lugar de poder esta regido por un profesor, mañana, puede que me enfrente al mismo dilema frente a un editor o  que deba responder a los intereses de otros, o bajo otras formas de gobierno. El futuro, después de todo, es incierto.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Cerati

Ayer fue un día intenso, confuso y agotador. Lo último que me faltaba a mí era perder la esperanza de que el genio dormido un día iba a despertar.
Su música me interpelaba: me hacía frenar en seco, se me metía dentro y nada volvía a ser igual en mí.
A modo de homenaje, voy a escucharte toda mi vida.
Tu ciudad de la furia, y América Latina entera están de luto.
Gracias vida, por permitirme encontrarme en su obra.